Jueves 2 de abril del 2019
Bell Ville, Cba. - Argentina
Director: Luis A. Giletta - 25 de Mayo 175 - Tel/Fax: (03537) 416789/414580/415080 - E-mail: luisgiletta@tribunabellville.com.ar - (2550) Bell Ville
secciones
servicios
TAPA IMPRESA
CLIMA EN BELL VILLE
 
OTROS MEDIOS
Bell Ville
Villa María
Leones
Córdoba
Nacional
Internacional
 
SITIOS DE INTERES
de Bell Ville
Municipalidad
de Bell Ville

________________________________
Fu.p.e.u.
_________________________________
 
Publicite
 

 

 

subir

subir

VIVIANA DEL VALLE MARTÍNEZ TECCO
La novela de la Tía Vivi

Por David Picolomini
La sonrisa de Viviana parece dibujada o que estuvo con ella desde siempre... Detrás de tantos brillantes dientes, existe una personalidad absolutamente vivaz, inquieta y llena de ganas de compartir. Si usted le pasa muy de cerca, nunca entendería que atravesó los más profundos infiernos y logró volver, para contárselo a quienes la disfrutan y la valoran.
Por eso es que no hay nada en el mundo como la sonrisa de Viviana...
..............................................................
-Toda tía tiene un nombre... ¿Cuál es el tuyo?
-Viviana del Valle Martínez Tecco. Jamás uso el apellido de soltera. Solo soy conocida como la "tía Vivi", me encanta que me llamen así.
-¿Adónde naciste?
-Nací en Palacio, un pueblito muy muy pequeño de Santa Fe. Vine con mis padres desde muy pequeña a este lugar maravilloso que es Bell Ville. Mi niñez, creo que no fue de las mejores; no tengo muchos recuerdos... solo sé que jugaba con unas muñecas que eran mellizas.
-Contame sobre tu educación primaria.
-Empecé a estudiar en la escuela de Villa Los Patos, ya que mis padres eran empleados rurales, hice medio año allá y luego estuve en la escuela Ponciano Vivanco. Tuve un paso por el Colegio del Huerto, en época de las monjas y debí repetir el grado por lo que llegué a mi querida escuela Florentino Ameghino. Allí cursé hasta sexto grado y recuerdo cálidamente s mi "seño" Olga Miguel.
-Creo que allí comienza otra historia... ¿Verdad?
-Una historia con mucho de novela, a la que, afortunadamente, hoy miro desde muy lejos como si realmente le hubiera ocurrido a otra persona.
-¿Tan dura fue?
-Si... Te conté que mis padres eran peones rurales y vivían prácticamente en el campo. Yo, desde niña me rebelaba a esa vida porque quería tener la que tenían las otras niñas de Bell Ville; paseos, amiguitas, escuela secundaria... lo normal para esa edad. Así fue que anduve de casa en casa, de pensionista.
-Eras casi una niña... ¿Cómo encaminaste tu vida?
-Yo vivía en un momento, de pensionista en casa de "la nona" Nuncia Rinaldi. Ella obró de gran madre y, más adelante, también lo fue Isabel Buc. Estando en casa de "la nona", comencé a tomar clases de guitarra con el profesor Carlos Alberto Martínez Tecco, quien concurría a domicilio. Con él comencé guitarra y canto y, también, mi gran aventura en esta vida.
-¿Qué pasó?
-Ocurrió que, me enamoré de mi profesor de guitarra y comenzó el mayor revuelo que jamás hubiera querido protagonizar. Al conocer esta situación, mis padres me dejaron con un bolso en medio de la plaza 25 de Mayo, casualmente cerca de la calesita... Yo, que aún era una niña. Me abandonaron y recurrieron a la Justicia. La historia llegó a Tribunales y debió intervenir el juez Garrone, a cargo del Juzgado de Menores, tratando de evitar que fuera enviada castigada al Instituto Buen Pastor, en Córdoba. Estuve recluida en el hospital Ceballos custodiada por policías, como una delincuente. También intercedió a mi favor, el padre Luis Ángel Bin.
-¿Hubo final feliz?
-Afortunadamente para mí... Luego de mucho luchar y llorar, me casé con 13 años y "Tecco", con 33, en el Registro Civil local, con la firma y aval del mismo juez de Menores, el 9 de junio de 1983. La reunión fue muy sencilla, en la que luego sería nuestra casa y con el vestido azul que fui a elegir con mi esposo.
-¿Cómo siguió esta novela de la tía?
-Al tiempito, Dios me regaló la dicha de dos hijos al mismo tiempo... Mis mellizos, Natalia y Carlitos. O sea... Cuando cumplí mis 15 años, tenía en mis dos brazos a dos pimpollos de tres meses... Eran mis muñecos de la infancia para una madre adolescente. En esos tiempos no existía ni celular, ni pañales descartables, ni ecografías... Nada de eso, pero todo fue hermoso porque siembre hice todo con amor. De niña, pasé a ser esposa y madre... A decir verdad, mi adolescencia, la pasé entre pañales y mamaderas.
-No quedó todo ahí... ¿Cierto?
-No... Después de siete años, Dios nos regala la bendición de nuestra pequeña Eliana, que vino a alegrar nuestras vidas.
-¿Cómo continuó tu vida personal, la de joven mujer?
-Ya criados algo mis hijos, retomé mis estudios. Termine la primaria en la escuela de adultos y comencé la secundaria en el CENMA. En tres años me recibí... Lindos recuerdos... Todo esto lo puede hacer gracias a mi gran compañero de la vida... "Tecco". De todos modos, yo, por muchos años, trabajé de empleada doméstica y pude darles a mis hijos, un poco de lo que se merecían. Estudiar, sus viajes de estudio, sus fiestas de 15, y otras... Nada, nada, me fue tan fácil, pero, con esfuerzo y trabajando fuerte, sé que todo se puede. De grande, estudié algo que siempre amé... Podología. Esto me cambió la forma de ver la vida, ya que, tener una profesión, me ayudó a saber que yo puedo, yo quiero, yo soy capaz... Logré sueños increíbles, aun trabajando días soleados o lluviosos...
-Atravesaste una dura enfermedad... Encima.
-Si... Hace un año atrás tuve una gran operación de columna, de la que, afortunadamente, salí muy bien. Hoy puedo caminar y todo fue gracias a tanta gente que me ayudó en esos momentos además de mis grandes pilares, "Tecco", Natalia, Carlitos, Eliana. Mis yernos Emiliano y Claudio y mis nietos Renzo, Angelina, Isaías y el pequeño que viene en camino de "Eli".
-Sos apasionada... ¿Si?
-¡Claro! Me apasiona viajar, escuchar cuarteto, me encanta el aire libre, sentir el sol acariciando mi piel. Ir a la "pile", tomar sol, juntarme con amigas, tomar mate, charlar y charlar...
-¿Cómo te ves, además?
-Hoy, a mis 50 años, me miro al espejo y veo el paso de los años; no me avergüenzan mis arrugas o mis kilos...  Pero valoro el haber sido madre a esa edad y la constancia para estudiar de grande. Esta soy yo hoy... La "Tía Vivi". Si, si, si, si, si, si.
-¿Qué deseo te falta cumplir?
-Mi deseo es poder viajar y, a los jóvenes, decirles que todos tenemos un "don" y todos tenemos una misión en la vida. Además tenemos que proteger y mimar a los ancianos y lo, que se sienta, decirlo en vida a nuestros seres queridos.
-¿Ahora volvés para tu casa?
-Sí, claro, en mi Bati-bici... Me tomo cinco minutos y un heladito... ¡Chau!
.............................................................
Me olvidé de preguntarle a "la Tía Vivi", si había logrado aprender a cantar y a tocar la guitarra...

Regresar a títulossubir

subir

La Cueva de la Cuarentena

En tiempos de semejante emergencia sanitaria, cuando el momento impone la quietud de los cuerpos, cuando es menester ponernos a buen resguardo para protegernos todos, es allí donde surge la dinámica de la imaginación creativa para ser compartida y alimentada, a manera de eficaz amparo contra todos los males de este mundo.
De tal manera que, con semejante premisa, el inquieto talento y sensibilidad de Tito Acevedo, junto a Alejandro Barbeito, dieron luz a una convocatoria sin exclusiones que alberga a gran parte de la fauna literaria, no solo de la provincia de Córdoba, sino que, contiene a reconocidos artistas de singular renombre más allá de nuestro país.
A decir verdad, tal lo manifestado por sus impulsores, este encuentro en la lejanía y, a la vez tan cerca de una misma necesidad de expresión, venía tomando forma mucho antes de que se declarara la tremenda pandemia presente, aunque su momento de aparición a la consideración, se dio casualmente en plena decisión oficial de adoptar un aislamiento obligatorio, como única defensa ante semejante agresión invisible. Por cierto que el título no se hizo rogar y surgió sin mayores dilaciones, ni cabildeos. "La cueva de la cuarentena".
Entre los "cueveros" convocados, se cuentan María Teresa Andruetto, Jorge Fandermole, Pepe Novo, Gustavo Vicentín, Adrián Abonizio, Silvia Barrios, Jorge Kasparián, los bellvillenses Ricardo Irastorza y Alejandro Mareco, junto a nuestro colaborador David Picolomini, entre tantos otros.
Picolomini, aportó su relato "Green Rain", aparecido en 2009 en las páginas de Tribuna y que  luego formara parte de su libro "Desde el interior del Interior".
Acevedo apuntó en la portada del sitio, donde se puede acceder a todos los relatos, poesías y manifiestos, "El hombre de las cavernas no vio mejor reparo que pasar su días y noches en una cueva. Aún quedan en pie muchísimas de ella. Cerca de aquí, en la Pampa de Olaen, está La cueva del indio y en el monte de Tulumba, La cueva de la Salamanca. Ellos eran libres
Ya, más acá, a un tipo que se llamó Platón, se le dio por meternos la cueva en la cabeza y muchísimo más acá -ayer/hoy- los niños no pueden cantar en la vereda 'que llueva que llueva la vieja está en la cueva'. No sé de donde salió, si de la naturaleza o de un asesino de probeta, solo sé que hoy estamos todos en la cueva y, nosotros, en La cueva de la cuarentena", afirmó.
Para acceder: www.lacuevadelacuarentena.com.ar.

Regresar a títulossubir

subir

Encuentro con artistas
desde la casa

Como propuesta artística y de esparcimiento para acompañar la cuarentena, la Agencia Córdoba Cultura del Gobierno de Córdoba propone un ciclo de breves encuentros con escritores, músicos, artesanos, narradores, tea-treros y hacedores de la cultura de Córdoba. Todos los días a las 17, en horario de la merienda, se podrán disfrutar de estos encuentros con artistas que presentarán su obra, compartirán una lectura, una canción o un relato. El ciclo se podrá seguir a través de la cuenta oficial Facebook.com/cba.cultura/
La grilla de los próximos es la siguiente: hoy "La Bicho" transmite en vivo desde su casa proponiéndonos pasar un buen rato con humor. Intagram: @labichoesposadelpejo; mañana "Flores Nuevas" con Ignacio Tamagno y Nadir Medina  invitan desde su casa a ver la obra teatral de Federico Falco co producida por El Cuenco Teatro.
El sábado, Mini Recital en vivo de Emiliano Zerbini. Desde su casa el gran folklorista cordobés invita a disfrutar las canciones de su repertorio, en el que recopila distintas expresiones de las danzas folklóricas argentinas. https://www.facebook.com/emiliano.zerbini/
Y el domingo, el Grupo Ulularía Teatro nos presenta la obra infantil "En Burrito a la Escuela".

 Regresar a títulossubir


Diseño y mantenimiento web Luciano Giletta