Jueves 29 de Abril del 2021
Bell Ville, Cba. - Argentina
Director: Luis A. Giletta - 25 de Mayo 175 - Tel/Fax: (03537) 416789/414580/415080 - E-mail: luisgiletta@tribunabellville.com.ar - (2550) Bell Ville
secciones
servicios
TAPA IMPRESA
CLIMA EN BELL VILLE
OTROS MEDIOS
Bell Ville
Villa María
Leones
Córdoba
Nacional
Internacional
 
SITIOS DE INTERES
de Bell Ville
Municipalidad
de Bell Ville

________________________________
Fu.p.e.u.
_________________________________
 
Publicite
 

 

 

subir

subir

Los relojes y La Torre

Un tipo con un aparato que mucho se asemejaba a un compás, intentaba levantar una pared circular en la segunda cuadra de la calle Rivadavia, pero de este lado.
………………………
Eran como las once menos cuarto, según el reloj de la "joyería Zarini".
………………………
Luego de bastante tiempo, a esa pared la pintaron de blanco, latex para exteriores, Alba.
Colindante con la "Same-co", la ventana tenía una persiana metálica de las arrugadas. A esa la pintaron de negro mate, también Alba.
Cuando le subieron un cartel, recién caí en la cuenta que estaban por inaugurar una boite, "La Torre Blanca". Las vecinas, con las bolsas de los mandados, se juntaban en la vereda del "Distrito" y cuchicheaban alarmadas "¡esto va ser para la desgracia de las familias que tienen hijas mozas...!".
Los maridos, empleados de lo Mainero y de lo Ferrari, con las manos en los bolsillos, no decían nada...Pero se imaginaban una escapadita... ¡como para curiosear, nada más!
Un flaco parecido a "Refucilo", montado a duras penas en una bici de las que hacía "Moncada", aseguró que los dueños eran "tres porteños que no eran de acá".
……………………………………..
Debían ser las cinco y veinte, según el reloj de "Luis Ángel Zarini", por la vereda del frente.
……………………………………. 
La Torre Blanca no era muy grande, tenía dos pisos, esas luces que te dejan violeta los dientes y a "Sortino", en carácter de mozo, vestido de D'Artagnan.
Cuando era solo para parejas (de diferente sexo), cotizaba en la bolsa de Hamburgo el silloncito que estaba debajo de la escalera. Para llegar a él, tenías que ser un gato o un lince enfrentando las tinieblas. Después que te acostumbrabas, te dedicabas a chusmear a los luchadores vecinos, haciéndote el que no reconocías a nadie.
De las entrañas mismas de la bruma, aparecía el gastronómico con algún whisky con jugo de durazno y una Crush. Si se te ocurría fumar, medio Bell Ville te enfocaba para saber con quien cuernos estabas.
Dedicado de lleno al cometido que había guiado los cuatro pasos hacia el recinto de esparcimiento; el profesionalismo de "Cali", "Salvio" o "Cachito" Delmonte, sumaba aportes desde las bandejas del disc jockey para que la velada tuviera el marco más apropiado; arrancaba Roberto Carlos, lo sucedía Santana, pegadito a Nat "King" Cole o Roberto Vicario y, si después venían "Los Bombos Tehuelches", nadie se daba por enterado.
……………………………………
Podrían haber sido las cuatro cuarenta, atento a lo indicado por el reloj de la comuna, en alguna de sus cuatro caras.
……………………………………
Una versión mucho menos lujuriosa de "La Torre Blanca", se desarrollaba los domingos por la tardecita en las consabidas matinés para las divisiones inferiores.
Se trataba de una instancia obligatoria para la especie local, para la cual todo párvulo (o párvula) debía prepararse convenientemente durante toda la semana.
Si uno venía de acarrear una estrepitosa derrota dominguera (léase aparatoso rebote delante de todo el mundo), la pausa semanal sosegaba los ánimos como para poder revisar las estrategias. Si todo venía bien encaminado, el próximo encuentro podría ser el momento oportuno para arrojarse a esa pileta desbordada.
Después del último tallarín, comenzaba a tomar forma el teatro previo de operaciones, cuya base había sido instalada en las dependencias y adyacencias del bar "El Círculo", en Sarmiento y Córdoba. Desde allí se levantaban ilegítimas apuestas para saber cual melliza era Zulema y cual era Estela, con un solo golpe de ojo.
……………………………………….
El reloj lleno de números de la estación de trenes, señalaba las diecinueve diecisiete con precisión ferroviaria argentina.
……………………………………….
A ningún contendiente, por menos lúcido que fuera, se le habría ocurrido esperar al lado de la puerta de hierro forjado de la Torre Blanca para ser de los primeros en ingresar al ámbito socio-cultural dominical, eso nunca...
Correspondía llegar una hora más tarde de manera de generar cierta inquietud entre las envidiosas amigas de la candidata preestablecida, las que estaban todas condenadas a planchar irremediablemente.
Renglón seguido, el núcleo amistoso arribado en malón jocoso, procedía regla-mentariamente a tantear el terreno, a separar la hacienda, a focalizar a la indefensa presa y a intentar hacerse "los lindos", cayendo grotescamente abatidos tras el vano esfuerzo.
Nadie osaba iniciar un artístico desplazamiento acompasado, si no había sonado ningún tema de CredenceClearwather Revival. Cada paso estaba meticulosamente medido y no cabía margen de error alguno. De no ser así, un jurado virtual, presidido por "Quiqui" Giardello, lo podía descalificar al patadura, dejándolo en evidencia ante la grey femenina.
No sé como será ahora pero, en los setenta, existían parejas para los movidos y parejas para los lentos. Nunca se mixturaban las legumbres; al arrancar "Que Será de Ti" de Roberto Carlos, se producía el desbande en la apretujada concurrencia, quedando solamente en la pista, los noviazgos ya consolidados o los porfiados, que no se daban por enterados que les habían puesto delante una defensa parecida a las barandas que puso Ipérico en la calle Córdoba.
……………………………………..
Ya daba insobornablemente, la una y cuarto, el reloj del Colegio Nacional, bajo la legendaria y estoica mirada del rector Zarini.
……………………………………..
Voy a ver si para el domingo que viene, preparo bien mi discurso para ir y largárselo de un solo tirón. Algo así: "¿No te querés arreglar conmigo? ¡Hace mucho tiempo que te lo tendría que haber dicho...!".
Mi única duda, es saber si ella irá este fin de semana a La Torre Blanca.

 Regresar a títulossubir

subir

El intendente asistió a la presentación
del libro de Roberto "Chappie" Re

  El pasado viernes, en el multiespacio Tau Cervantes, el profesor Roberto "Chappie" Re presentó el libro de su autoría denominado "Más de 100 años de pasión y fe".
Asistieron alrededor de 120 personas y en la ocasión el intendente Carlos Briner le entregó el Decreto que declara de "Interés Municipal" a la presentación del referido trabajo.
Por su parte, el titular del Centro Municipal de Estudios Históricos, César Cabanillas y miembros de la institución, le entregaron al autor, libros que contienen valiosos datos del pasado bellvillense.
La introducción estuvo a cargo del reconocido escritor y periodista, pastor Salvador Dellutri.
El trabajo del bellvillense, resume la historia de su familia y su fuerte relación con la Iglesia Cristiana Evangélica, porque quién la fundó, hace 108 años fue su abuelo, Nicolás Doorn, quien se radicó en nuestra ciudad y luego se constituyó en el pastor de sus fieles.
Vale destacar que el intendente estuvo acompañado del secretario de Desarrollo Social, Horacio Pelletti y de la concejala Gladys Fucili.

 Regresar a títulossubir

subir

El intendente visitó el Centro
Cultural de la Municipalidad

  En sus acostumbradas recorridas por distintas dependencias municipales, el intendente Carlos Briner se hizo presente en el Centro Cultural de bulevar Alcorta y Pío Angulo, donde también funciona el Área de Cultura y Educación, donde supervisó las refacciones y restauraciones que se están llevando a cabo en la Casa de la Cultura.
En la recorrida por todo el edificio, donde se cumple además una intensa labor cultural, el jefe municipal estuvo acompañado por el titular del área, Gustavo Calzolari.
Luego de dialogar con el personal que se desempeña en el lugar, el intendente ponderó el cuidado observado en las obras de arte y antigüedades que se conservan en todo el espacio y que forman parte del patrimonio histórico de la ciudad.

 Regresar a títulossubir

Diseño y mantenimiento web Luciano Giletta