Jueve 15 de Julio del 2021
Bell Ville, Cba. - Argentina
Director: Luis A. Giletta - 25 de Mayo 175 - Tel/Fax: (03537) 416789/414580/415080 - E-mail: luisgiletta@tribunabellville.com.ar - (2550) Bell Ville
secciones
servicios
TAPA IMPRESA
CLIMA EN BELL VILLE
OTROS MEDIOS
Bell Ville
Villa María
Leones
Córdoba
Nacional
Internacional
 
SITIOS DE INTERES
de Bell Ville
Municipalidad
de Bell Ville

________________________________
Fu.p.e.u.
_________________________________
 
Publicite
 

 

 

subir

subir

Córdoba Joven invita a participar
del concurso "RAPDigital"

  La Agencia Córdoba Joven y la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes de la provincia, invitan a jóvenes cordobeses a participar del concurso "RAPDigital", organizado por UNICEF Argentina junto con la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.
Este certamen convoca a adolescentes de todo el país a que alcen sus voces y generen conciencia sobre los riesgos en línea, tales como: ciberbullying, grooming, difusión de imágenes íntimas sin consentimiento e importancia de cuidar la huella digital. 
Para sumarse deberán subir un video con mensajes que destaquen el arte, el respeto y la participación en las redes sociales, usando el rap como lenguaje. La idea es que muestren creatividad y se constituya en un llamado a la acción sobre las problemáticas propuestas.
Pueden postularse adolescentes de todo el país, de entre 12 y 21 años. Puede ser de una sola persona o de una banda. Los videos deben durar menos de un minuto. No importa la calidad de la imagen ni su producción. 
Lo que importa es la letra y el flow del tema. Se busca que sea original, que se entienda bien y que fusione el rap con la temática elegida. No requiere de experiencia musical previa, solo hay que animarse y probar. 
Los contenidos deben fomentar una participación sana y respetuosa en el mundo digital
Pueden subirse en este link: https://rap-digital.com/subir.
Cabe destacar que para esta tercera edición, se contará con la participación de muchos referentes de la escena: traperos y traperas consolidados, y también emergentes, hosts de batallas de gallos, así como agrupaciones que promueven una mayor participación femenina en la música urbana.  

Dinámica y premios
Una vez concluida la etapa de inscripciones, un jurado compuesto por personalidades destacadas del género -y por especialistas institucionales de la temática ciudadanía digital- realizará la selección final.
Los ganadores grabarán su rap en los estudios profesionales del sello Mueva Records y producirán un videoclip junto al equipo de UNICEF.

Inscripciones
Quienes deseen participar deberán completar el siguiente formulario: https://rap-digital.com/inscripcion. Los videos podrán presentarse desde el 1 de julio hasta el 23 de agosto de 2021. Bases y condiciones: https://rap-digital.com/bases

Regresar a títulossubir

subir

Homenaje a La Docta

  Hace poco se realizó un concurso literario denominado Córdoba en 100 palabras. Osvaldo Etrat realizó un trabajo, pero no alcanzó a enviarlo antes de la fecha de cierre.
Córdoba capital cumplió 448 años y el quiere compartirlo.
Lo tituló Cordubensis, palabra que figura en el escudo de la Universidad Nacional de Córdoba, cuyos estudiantes abrieron el camino para que se produjera el soñado ingreso a las casas de altos estudios de personas provenientes de hogares humildes, con la mundialmente reconocida Reforma.

Cordubensis
Córdoba de los tañidos. Insomne Luna Cautiva. La única en que una Estanciera navegó en Carabela. Y el tosco Atilio de las renacidas rebeldías. Cañada reseca en la que te ensalza Salzano. Magia tierna de Cognigni con Sara adosada. Voces eternizadas del Tío Pepe, Enrique del Campo y Percy Llanos. Córdoba Cordobazo. Un día patas para arriba y al otro amanecida obligando a la libertad. Abecedario cavernícola que solo sabe de amores T y B. En un Vértice la Mona. Y en el Musical, Rodrigo. ¡Fugitivos, a los barrios cerrados! Córdoba de las ausencias. Y de los retornos para redimirse.
Osvaldo Etrat

 Regresar a títulossubir

subir

Donación de libros en la
Biblioteca La Posta

  La Biblioteca La Posta posee material bibliográfico para donar a instituciones de bien público y comunidad en general. Los libros a entregar sin cargo se exhiben y entregan en la misma Biblioteca que funciona en la Estación del Ferrocarril.

Regresar a títulossubir

La vida es bella

* Messi, Di María y Agüero, los pechos fríos que nunca ganaron nada con la selección argentina, (infinidad de títulos mundiales juveniles y dos Juegos Olímpicos no significan nada).
* Lionel Scaloni, ¿a quien le ganaste? ¿Con quién habrás trenzado para ser el seleccionador argentino? De nada vale que haya sido un buen jugador de varios años de campaña en Europa e integrado la albiceleste con rendimientos más que aceptables. Y ahora, en el banco del combinado de AFA 20 partidos invicto.
* Messi arma el equipo con sus amigos. Si estos son sus amigos, bienvenido sea.
El sábado lloré como un chico y me olvidé de aquel prejuicio que dice que la felicidad de un pueblo solo sucede cuando le dan pan y circo.
Soy feliz porque los escépticos y los críticos de la primera hora, hoy se van a dormir temprano y en silencio, aunque no descarto que hayan salido a la calle a festejar.
Me produce gracia como el periodismo porteño que hasta las 21 de ayer encontraba defectos -que en muchos casos eran reales- en el funcionamiento del seleccionado, hoy lo consideran poco menos que la Naranja Mecánica.
La vida es bella. Fideo hizo un golazo. El Kun no desentonó.
La vida es bella. Amadeus Messi fue campeón por primera vez con un seleccionado mayor. Ya tocó sus sinfonías desde pequeño en las infantiles de Newells, ganó otros títulos mundiales y olímpicos y en Barcelona le falta ganar la copa de Venus y Saturno.
A mis espaldas, los periodistas de un canal "especializado" en deportes, eufóricos y exaltados, se interrumpen, gritan y hasta ya presumen a Argentina, Campeón del Mundo.
A Brasil en el Maracaná. Conocí ese estadio y aun vacío te intimida.
Y con un desagravio para el Pipa Higuaín, el Gran Ninguneado de la selección.

Regresar a títulossubir

subir

El rock de la Línea 2

Por David Picolomini
¡Ay nena! como me acuerdo / tringui, tringui, tringui / del día en que te vi parada ahí / mientras yo pasaba / de largo por tu puerta / tringui, tringui, tringui / asomado a la ventanilla corrediza de la Línea 2 / ¡Oh, yeah!...
....................................
La "Línea 2", no era en verdad un vulgar servicio de autotransporte particular de pasajeros, no señor. Ni siquiera tenía pretensiones de ómnibus, micro, colectivo, etcétera. Nadie se llamaba a engaño, era escuetamente; "la Línea 2" o "Liniadó".
Por razones obvias, evidentes y razonables, nunca podría haber habido "Línea 2" sin "Línea 1". Pues bien, queda admitido. También había "Línea 1", ¡qué tanto embromar...!
La "Línea 1", pasando a describirla someramente, era propiedad de la empresa Pretti, de la ciudad de Bell Ville. Sus emblemáticos colores se manifestaban abiertamente a favor del marrón oscuro, tipo chocolate, tipo lustre de los zapatos que te dejaban "Riverito" o "Chingolera". Tipo pupitre de tercer grado de la Normal, turno tarde. Tipo pantalón "Astronauta", apropiado para los matinés del Rex. La gama, se repartía combinadamente con un crema, tipo helado de "La Perla"; tipo maquillaje de la señorita que dictaba catecismo; tipo camisa blanca de uniforme después de un acto en memoria de San Martín, con recreo posterior incluido.
Sus vehículos ostentaban orondos las marcas "Mercedes Benz" -recién llegados de la segunda guerra mundial- y la de "Bedford". Esos que hacían ¡rrannn! cuando estaban detenidos y al rato volvían a hacer ¡rrrannn!, sin que nadie los hubiera acelerado.
Por su parte interior, se destacaban los asientos simples de aquel lado y los dobles de éste. En el techo, brillaban los pasamanos cromados y, en los espejos para vigilar las parejas que se iban para el fondo, nunca brilló foto de Gardel alguna.
Ahora, si alguien pregunta por la Línea 2...Ésta, era exactamente lo mismo.
............................................................................. 
-Oiga don Pessi, ¿va pal' lao del Hospital?
-No señora, vengo...
-Y ¿cual tengo que tomar?
-El que va para el Hospital...
Ocurría que, estratégicamente, el recorrido de la Línea 1 se desplazaba siguiendo los movimientos de las agujas del reloj. Mientras que la Línea 2 transitaba exactamente a la inversa.
Como existían solamente dos unidades, una sola por servicio, las esperas podían extenderse durante un cuarto de hora tranquilamente, dato que, asimilado por las veteranas usuarias del transporte, les permitía continuar con su tejido a pedido, llegar a destino con la tintura de cabello ya seca o con la masa para la pasta frola ya leudada, en el fondo del molde de aluminio.
-Don Curioni, ¿no me le lleva el tacho con kerosén a mi marido que está en la' casas?
-Si señora, quédese tranquila...
-Ah, bueno entonces, alcáncemele también al "Rulito", el perrito de mi ahijado que se ha cansado de caminar...
Y por ahí, cuando uno estaba aburrido, se juntaba con la barra quinceañera y se largaba a dar vueltas por el pueblo, total, el boleto era único.
Desde allí encima, el universo cambiaba varias veces de faceta. Se pasaba por el centro, por el cementerio, por la cancha del River y por las carpas de los gitanos. Por el Parador, el bar de afuera del Hospital, el bulevar Colón y la canchita de "la 192". Cuando el crujiente mastodonte mecánico y metálico, raspaba las letras que decían "Empresa 9 de Julio" contra la esquina de la "tía Marión", las mujeres no le mezquinaban pizpeada para ver si descubrían algún marido conocido en trámite de distracción extra matrimonial.
-Varón... ¿va para... lo de... "Valvasori"?
-Ahí en la esquina está el bar de "Valvasori"...
-Grracia' querido... ¡Cada ve' má rápido anda esta empre-ssssa...!
................................................
No pocas veces, cada recorrido, se transformaba en una verdadera odisea pueblerina a la que había que ponerle el pecho colectivamente, valga la redundancia...
-Por ái, por ái, ¡doble todo a la derecha, le digo...!
-Pero ¿no nos vamos a caer a la cuneta?
-¡Nooo! Si estamos como a dos metros!
-¿Quiere que nos bajemos y empujemos?
-¿Nadie tiene papel higiénico?
-¿Quiere que llame a mi yerno...? Tiene una chatita con una cadena y un gancho...
La gran rebelión popular tuvo concreto momento, el día en que las unidades presentaron innovaciones que las hicieron más parecidas a lo que en otras latitudes se conocían como "automotores afectados al traslado de personas".
Por su interior, los móviles mostraban mayor cantidad de caños cromados, "parecía la usina de Villa María" -al decir de una usuaria campesina.
Los asientos, de pronto, se notaban más mullidos, más coquetos en su tapizado. Las ventanillas, todas contaban con sus respectivos cristales y casi cerraban herméticamente.
De pronto, se comenzó a extrañar la frecuente nube de polvo que inundaba a menudo el irrespirable ambiente colectivezco. Se añoraba crecientemente el quedarle debiendo al chofer o no escuchar el consabido ¿como le va, doña Anu? -familiar apócope de Anunciación de María.
Y lo que definió la silenciosa batalla, no fue una, sino varias causas en cadena. De inmediato la protesta consistió en evitar conjuradamente el tener que descender por una ingrata y despectiva puerta trasera, para lo cual se debía oprimir un antipático timbre que, encima, la mayoría de las veces, pateaba...
El trayecto, mucho más organizado, exigió la creación de paradas fijas, estipuladas luego de un "congreso de autoridades viales y otras eminencias", las que marcaron el sitio estratégico donde debía detenerse a diario la unidad y/o vehículo.
Ellos no entendieron el tremendo detrimento que significaba para esa comunidad móvil, el tener que renunciar al pedido-orden-súplica-confianza, de poder indicarle al chofer de turno, de la Línea 2, adonde mismo debía detener su marcha para que el ocasional pasajero pudiera deslizarse del rodado.
Era casi como aparecer en escena desde las escaleras del programa de "Mirta Legrand", lleno de gozo triunfal, como diciendo."Hemos llegado y sanos y salvos", mientras, al viajero, lo recibían con algazara todos los perros de la cuadra.

 Regresar a títulossubir

Diseño y mantenimiento web Luciano Giletta