Jueves 2 de Septiembre del 2021
Bell Ville, Cba. - Argentina
Director: Luis A. Giletta - 25 de Mayo 175 - Tel/Fax: (03537) 416789/414580/415080 - E-mail: luisgiletta@tribunabellville.com.ar - (2550) Bell Ville
secciones
servicios
TAPA IMPRESA
CLIMA EN BELL VILLE
OTROS MEDIOS
Bell Ville
Villa María
Leones
Córdoba
Nacional
Internacional
 
SITIOS DE INTERES
de Bell Ville
Municipalidad
de Bell Ville

________________________________
Fu.p.e.u.
_________________________________
 
Publicite
 

 

 
  • Nuevo ciclo en el cineclub
  • La Escuela Provincia del Neuquén agradece
  • Vida y obra de Walter de Navazio
  • El café literario volvió a realizarse de manera presencial
  • La candidez de tu mirada me enloquece

subir



subir

Nuevo ciclo en el cineclub

El Cineclub Coliseo y el Centro de Clínica y Estudios en Psicoanálisis (CCEPsi) incitan a la VII Edición del ciclo Cine al diván.
"La vertiginosidad de los cambios tecnológicos, junto a la variación en los modos de vivir y de hacer lazo con las personas, los objetos y los gadget nos interpelan y nos invitan a investigar.
"Lazos digitales es la temática que nos convoca en esta VII edición de cine al diván. A través del término digital, situamos el amplio espectro de tecnologías que utilizamos cotidianamente para conectarnos".
Este jueves, a las 21 y en la tertulia del Cine Coliseo, se podrá ver Guapis (Francia, 2020). con dirección de Maïmouna Doucouré.
Amy tiene 11 años y se queda alucinada con un grupo de baile de chicas. Para unirse a ellas, empieza a explorar su feminidad, desafiando las tradiciones de su familia musulmana.
Guapis es una película incómoda, tanto por lo que muestra como por el efervescente mundo interno de Amy. Mientras por un lado empieza a saborear la popularidad digital, con cientos de corazones ante cada twerking, los pilares familiares tambalean ante la certeza de que esa hija está lejos de seguir la voluntad de la doctrina musulmana.
Para ingresar al cineclub, hacerlo por el hall del teatro, subiendo por la escalera de la izquierda. La entrada es con colaboración voluntaria.

Regresar a títulossubir

subir

La Escuela Provincia del
Neuquén agradece

La Comunidad Educativa de la Escuela "Provincia del Neuquén" agradece a la Fábrica de galletitas "La Bellvillense", a Carlos Mainero y Cía, a Panadería "San Vicente", a Mary Tossolini, Fábrica de alfajores "Cuatro Ocho Arroz", a las Sras. del Ropero de la Capilla de Luján, a Hernán Ibarra Aberturas Bell Ville y a Pedro Enrique Lamothe por su importante colaboración para con nuestro establecimiento.
Estos gestos solidarios han sido de una enorme ayuda para que podamos hacer de la escuela un lugar de cuidado y brindarles lo mejor a nuestros estudiantes.

Regresar a títulossubir

Vida y obra de Walter de Navazio

El pasado viernes, en el salón municipal que lleva su nombre, se cumplió la conferencia sobre "Vida y obra de Walter de Navazio - 100 años de legado cultural", la que estuvo a cargo del Prof. Luis Licari y del artista plástico Emiliano Villalba, quienes realizaron una minuciosa y exhaustiva investigación previa sobre el tema.
Licari llevó adelante una introducción a los movimientos pictóricos de la época que influenciaron en el proceso creativo del genial pintor en su formación artística y humanística.
Por su parte, Villalba comentó el proceso artístico y tecnológico de su video documental "El atelier de Walter de Navazio", a través del cual recreó imaginariamente el espacio físico y el clima creativo en el que extraordinario artista nacido en Bell Ville desarrolló su trascendental obra.
Licari y Villalba agradecieron la colaboración de diversas personas en el trabajo de investigación y producción de los videos expuestos.
Estuvieron presentes el asesor letrado municipal, Marcelo Filippi y el coordinador del Área de Educación y Cultura, Gustavo Calzolari Carmona, quienes destacaron el trascendental y justo reconocimiento histórico y artístico de Walter de Navazio.

Regresar a títulossubir

subir

El café literario volvió a realizarse
de manera presencial

El sábado en horas de la tarde y en un céntrico local gastronómico se desarrolló el Sexto Café Literario 2021, organizado por el Grupo de Escritores "Sentir en Palabras". Cabe señalar que, durante el año 2020, y desde marzo del presente año, el Café Literario se realizó en modalidad virtual a través de Facebook, siendo éste el primero que se realiza en forma presencial.
El reencuentro estuvo marcado por la emoción, al volver a verse todos los asistentes luego de varios meses debido al contexto de pandemia que se atraviesa. Participaron escritores locales que leyeron textos de autoría propia y de otros autores célebres. Ademàs, estuvo presente el encargado municipal del Área de Cultura, Dr. Gustavo Calzolari, quien dirigió unas palabras e incentivó en la continuidad de estas actividades, informando que en octubre se realizará una nueva edición de la tradicional "Feria del Libro".
También participaron los artistas locales Adelqui Granda y Mario Quintero, quienes brindaron sus recitados, y cerró el evento el cantante Juan Francisco Sierra quien interpretó varios temas musicales.
Por otra parte, se señaló que se realizará un nuevo Cafè Literario durante el mes próximo en modalidad presencial. Cabe aclarar que "Sentir en Palabras" cumple actividades en los talleres del Centro Cultural Educativo Municipal.

Regresar a títulossubir

La candidez de tu mirada
me enloquece

Nac…nac…nac.. Sonó el legendario llamador de bronce sobre la desvencijada puerta de seis metros con cincuenta.
Domingo de agosto; quince, con quince, soleado y fresco, ideal para el desplazamiento invernal de la estoica figura del legendario "Héctor Edmundo" vestido de claro, iniciando un regreso en la prolongación de otro sábado de oportunidades.
Pero, no era el deportista, el autor de los metálicos estrépitos, era Rebeca… Rebeca Raquel…
Luego de saludar protocolarmente a un abuelo -evitando indulgente el asfixiante aroma del tabaco de pipa nacional y popular que este ancestro fumaba- consultó sobre mi presencia en la casa. Preguntó si yo estaba disponible para ella, ¡bah!
Sin otro remedio, decidí enfrentar las circunstancias, como lo marcaban los manuales del "buen noviecito prepúber", postergando una vez más la posibilidad de seguir la campaña de mi equipo de futbol favorito, a través de las transmisiones radiales de José María Muñoz.
Apenas enfundado en una baqueteada camiseta sport de Los Vascos, de pantalón corto color panza de burro, de gabardina y con Skippys marrones de lo Barra, salí a su encuentro, haciéndome el asombrado por la seudo romántica visita.
-Hola… Te vine a buscar… (No cabía dudas)… ¿Vamos al cine?
Disimulando indisimuladamente el alto grado de fastidio que me producía el cambio de planes, pero, a la vez, preservando la integridad estructural del pequeño corazoncito de Rebeca, hice como que me moría de ganas de acompañarla al matiné.
-¡Vamos…si vos querés!... Esperá que me lavo, me peino y me cambio…/ Ya vengo, no demoro…
Cuatrocientos ochenta y ocho instantes después, aparecí ante los ojos de la encandilada menor que, debo decir, pasó por alto mi tardanza en razón del producto final que había logrado. Anotá: Gomycuer de lo Barquín, marrones claro. Pantalón corto marrón con raya afilada y cinto de hebilla dorada con la cabeza de un roto de lidia. Camisa mangas cortas Lavi-Listo, a cuadritos, con un gracioso y oportuno bordadito de una violeta en el bolsillo izquierdo. Peinado a la Capilena (más natural que la Gomina).Como remate, dos o tres gotas de Crandall, por la zona de los cachetes… 'Tomá!
-Y… ¿Qué vamos a ver?, consulté intrigado…
-Dan la película de Sandro… respondió escuetamente
-¿En qué cine…? continuó la requisitoria
-En el Cervantes…soltó sin mirarme siquiera.
A decir verdad, yo no le estaba siguiendo mucho la campaña, al tal "Sandro". Sabía que andaba haciendo estragos entre el público femenino y que se corría el rumor de que estaba por venir aquí, pero mis ocupaciones del momento estaban centradas en cues-tiones de mayor significado y no me había enterado que ya hubieran hecho una película con él.
-Quiero llenarme de ti…
-¿Qué cosa?
-Nada… Así se llama la película… ¡Apurate que no llegamos!
En la entrada del Cervantes, una larga cola de bulliciosas niñas de cola de caballo, de trencitas y de flequillo histérico, pugnaba por ingresar al sitio, mientras don Ronda, con su mejor cara de fastidio, les recibía las entradas a regañadientes.
-Señor "Geniol", ¿podemos ir arriba?
-No… Y, yo no me llamo "Geniol"…
Sin ningún tipo de apuro, acomodamos nuestras humanidades en las filas del fondo del histórico cine-teatro. No sin antes pasar varias versiones del papelón de siglo, paseando delante de todos tomadito de la mano con Rebeca y a plena luz encendida…
Piadosamente, algún alma caritativa, procedió a apagar las luminarias. E inmediato, mientras me aco-modaba en el mullido pulman, veintidós documentales de "El Mundo al Instante" y "Noticias Argentinas" -todos en blanco y negro- pasearon por nuestras pupilas, dejándonos en estado de catalepsia. Rebeca, ni me miraba, ni me sonreía, ni me tenía en cuenta.
Rato después, llegó el intervalo. Momento para estirar las piernas, comentar lo padecido y correr en brazos de don Honorio Chanquía, en, procura del mejor Sugus o maní con chocolate que se produjera en el país. Con santa paciencia y la mejor sonrisa, el buen caramelero le ofrecía a Rebeca los de más alto precio, dejándonos en la más absoluta bancarrota.
Apenas volvieron a resurgir las tinieblas, la calma chicha de minutos antes, se hizo añicos…La mocosada, unánimemente, rompió en alaridos infrahumanos.
De inmediato sucedieron los taconeos sobre la añosa pinotea, para proseguir con los más ridículos adjetivos, ante cada aparición del astro venerado… ¡Un asco!
Súbitamente, mi mano derecha, advirtió una calidez extraña repentina. Una sensación que no me era familiar. Casi de inmediato, sin girar la mirada ni un grado alrededor, sentí el posarse de la cabeza de Rebeca sobre mi hombro, también derecho…
Pareció que, en el apurón al que fuera sometido, olvidé acarrear conmigo el imprescindible manual del "buen noviecito prepúber", ya que no hallaba retribución ante semejante invasión territorial. Por las dudas, permanecí inmutable, regalándole preciosos segundos a la atención del pobre de Sandro, el cantorcito, al que los malos consejos, lo llevaron a abandonar a la cándida noviecita del barrio y a su representante artístico, para caer en las garras de una ambiciosa mujerzuela y su vicioso entorno, confundiéndolo en sus verdaderos sentimientos.
-¿Me querés?
-¿Quién?... Mejor dicho… ¿Por qué me preguntás eso?
-No… Como todavía no me pediste arreglo…
-(¡Gulp!)
-¡Viste!... Ni siquiera me contestás…No sé para qué te pasé a buscar…
-¡No! Escuchá… No es lo que vos pensás…Yo, en verdad... Quiero encerrar a tu mirada entre mis manos/ luego abrazarte y llenarte de calor/ para que el frío de los años no te dañe/ y conservarte como a una bella flor
-¿En serio me lo decís?
-¡Claro! Y, además… Tu peligrosa insolencia me estremece/ tu picardía me hace sonreír/ la candidez de tu mirada me enloquece/ dime pequeña… ¿Qué más puedo pedir?
-¡Ahhhhh…!
…………………………………………….
(Gracias Sandro, te estaré eternamente agradecido…)

 Regresar a títulossubir

Diseño y mantenimiento web Luciano Giletta