Jueves 18 de abril del 2019
Bell Ville, Cba. - Argentina
Director: Luis A. Giletta - 25 de Mayo 175 - Tel/Fax: (03537) 416789/414580/415080 - E-mail: luisgiletta@tribunabellville.com.ar - (2550) Bell Ville
secciones
servicios
TAPA IMPRESA
CLIMA EN BELL VILLE
 
OTROS MEDIOS
Bell Ville
Villa María
Leones
Córdoba
Nacional
Internacional
 
SITIOS DE INTERES
de Bell Ville
Municipalidad
de Bell Ville

________________________________
Fu.p.e.u.
_________________________________
 
Publicite
 

 

 

subir

subir

SILVIA OYOLA
Esas especiales damas de blanco

Por David Picolomini
La piba se crió en las envolturas de la calle Brasil, cuando los regadores municipales eran parte de la fiesta cotidiana. No quedaba apellido Marucco que no hubiera jugado con ella; al elástico, a la escondida y a contar historias de esas que dan miedo...

La vida no vino en el aire cantando suerte, para la niñita que adoraba a su familia con todas las fuerzas de su apretado corazoncito. Así fue que debió apurar su crecimiento, para no ser una carga más en la mochila que debía hacer llegar a duras penas, para las aulas de la escuela Matterson, turno mañana.

De buenas a primeras, terminó esa etapa y solo quedaba elegir un establecimiento secundario que le contuviera las ganas de crecer. Apareció la Enet (hoy Ipem -vaya a saber cuál numeración-). Pero quiso la vida... que sabe bastante más que nosotros... Que a la jovencita de guardapolvo azul le brotaran pimpollos antes de temporada.

Esa bendición obró, sin embargo, para que su padre, hombre tallado al hacha, la retirara de sus estudios secundarios...

.................................................................

-¿Cómo fue eso, Silvia?

-A mí me hubiera gustado seguir estudiando, pero, la formación que tenía mi papá no admitió dudas y no valieron los ruegos. Yo había quedado embarazada a los 15 años y eso era mucho para un hombre de otro tiempo...

-¿Tuviste que valerte por tus propios medios?

-En gran parte, si... Ayudada por amigos y personas maravillosas que nunca olvidaré. De acomodarme un guardapolvo todas las mañanas para ir a clases, me vi repentinamente conociendo casas de familias extrañas que me contrataban para su servicio doméstico.

-De todos modos creo que eso no te hizo bajar los brazos...

-No. Pero a eso sobrevino mi separación con el padre de mi hijo. Con lo que, mi vida, se convirtió en bastante más difícil. Aun así, yo quería seguir estudiando para terminar mi secundario. Por eso me inscribí en el C.E.N.M.A para adultos, con apenas 18 años, el límite de una escuela para gente grande. Yo era la "benjamina" del grupo, respaldada y aconsejada por todos. Como no me reconocieron mis estudios anteriores, debía cumplir los tres años de carrera hasta que me recibí.

-¡Por fin! Por lo menos una buena noticia para tu vida...

-Por mis propios medios había logrado una meta. Inmediatamente pensé que podría tranquilamente plantearme otras superiores... Y así lo hice.

-Seguiste estudiando...

-No fue fácil... No tenía claro que hacer y recopilaba folletos y datos de carreras largas, cortas e intermedias... Una noche, pasé por la puerta de la vieja escuela Robertina Moyano de Sastre, en Figueroa Alcorta y Pio Angulo y me informaron que estaban abiertas las inscripciones para cursar Enfermería. Tomé los datos y me fui, como permanentemente lo hacía, para la casa de mi querida amiga, "Male", cuya tía, María Luisa Abreguz, fue enfermera durante muchos años.

"Vos tenés que hacer Enfermería, vos tenés condiciones y vas a tener una mutual para tu hijito" Me decía...

Así fue que comencé a cursar con mucho entusiasmo, siempre persiguiendo los objetivos que me recomendaban mis amigos y amigas.

Ocurrió que, en segundo año de la carrera, quedé embarazada por segunda vez... de Facundo. Parecía que todo obraba para que yo no pudiera tener un mejor destino, aunque adoraba a mis hijos varones... Luego de meditarlo y consultarlo, decidí continuar esta vez, contra viento y marea...

Para eso, necesité contar con la firme colaboración de mi hijo mayor, Brian, quien solo tenía 10 años, para que me ayudara con la crianza de su hermanito bebé, mientras yo estaba en clases nocturnas. Así lo hizo y yo me ocupaba de dejarle mamaderas llenas para que él, solamente tuviera que templarlas para dárselas a Facundito.

Claro que hubo varios momentos en que yo volvía y el bebé estaba llorando de hambre, mientras su "baby sister" estaba viendo un dibujo animado, pero, no siempre fallaba él... Una vez, yo, en plena vorágine, me olvidé de dejarle leche para el hermano y, cuando regresé, Brian estaba compartiendo una lata de picadillo con pan con su hermano de ocho meses, todo embadurnado con la conserva...

-Pero, otra vez cumpliste tu meta...

-Si... fue en 2001. Yo venía de un drama tremendo familiar. Mi padre fallecido, mi hermano también y mi madre postrada en una cama con cáncer. Afortunadamente, en razón de haberse producido vacantes por jubilaciones en el hospital Ceballos, en diciembre de 2002, me llamaron para Neonatología, lugar donde había realizado las prácticas de mi carrera.

-¿Cuál es tu tarea allí?

-En esa época recibíamos a los bebés, si no era una cesárea, recibimos recién nacidos hasta los 30 días, en que pasan a Pediatría.

-¿Qué es lo lindo, y que es lo feo, de tu trabajo con bebés?

-Lo hermoso es que recibís en tus propias manos el milagro de la vida. Un nuevo ser que vos después entregás a sus verdaderos y felices padres. Las caras de emoción y felicidad, son un espectáculo al que asistimos, privilegiadas, quienes trabajamos allí.

Lo feo, se supone que es cuando comprendés que es un bebé con problemas, con patologías graves, respiratorias o similares... Que vos ya sabés que no sobrevivirán...

-Perdón, Silvia... ¿Has tenido algún caso, de estos últimos, que te marcara?

-Si...No lo olvidaré nunca... Fue en 2006. Me tocaba trabajar el 31 de diciembre a la noche. En la sala había una bebé de 15 días que presentaba una patología grave y el diagnostico de los médicos era terminal... Estaba desahuciada... A las tres de la mañana, la pequeña falleció. Cumpliendo con el protocolo, llamé al médico de guardia poniéndolo al tanto y, éste, me indicó que fuera yo quien avisara a los padres, los que supuestamente todavía estarían en alguna mesa familiar... Mi semblante cambió y mi presencia de ánimo se vino al suelo... No sabía cómo tomar el teléfono para decirles tan tremenda noticia a unos padres ilusionados, seguramente, con la sobrevida de su criatura...

Los llamé y, sin mayores comentarios, me dijeron que ya partían rumbo al hospital en su auto particular. Yo los esperé fuera de la sala y, cuando veo llegar al único vehículo que había en las inmediaciones (31 de diciembre), los veo bajarse con un cajoncito blanco... ¡Ellos ya lo tenían preparado!

-Vos estás en Neonatología... ¿Qué se puede recomendar a las parturientas y sus parejas?

-Que se realicen todos los estudios recomendados, que se hagan análisis y que se cuiden porque han resurgido patologías aparentemente ya erradicadas, de siglos anteriores, como la Sífilis. Hoy... recibimos permanentes casos de bebés con ese cuadro...

........................................................................

Silvia se va en una moto que asemeja a una ambulancia. Ella, signada por sus propias muertes, hoy ayuda a que la vida venga... Antes, me dice que va a envejecer con el delantal blanco puesto, y yo, creyente en la palabra de mis amigos y de mis amigas... Estoy convencido que será así...

 Regresar a títulossubir

subir

El  Cineclub  celebra  su  décimo  aniversario
y se instala en la tertulia del Teatro Coliseo

Desde hoy se reinician las proyecciones semanales del Cineclub Coliseo, en el mes de festejo por sus diez años de actividad ininterrumpida, con el cine y el encuentro como principal motor de este espacio cultural autogestivo. Junto a la celebración de este cumpleaños, el cineclub estrena nueva sala, ya que se instala definitivamente en la tertulia del Teatro Coliseo.

En dicho espacio, que funciona en el segundo piso de la sala mayor del teatro, comenzó a funcionar de manera experimental hacia fines del año pasado. Luego de esta experiencia, la comisión del cineclub decidió formar parte del proyecto denominado Centro Cultural Coliseo que nació desde la Sociedad Italiana y el ciclo Rodar Cultura.

La tertulia fue refuncionalizada y allí mismo se colocaron las 92 butacas que el Cineclub adquirió en agosto pasado de la sala de Le Monde, que fuera cerrada por sus nuevos dueños. Además de las butacas, se instaló la pantalla, y se coloraron telones, aparte de trabajar sobre la acústica del lugar y otras comodidades.

De este modo, la sala que le da nombre a esta iniciativa cultural -donde nació hace exactamente diez años-, será la que albergará los encuentros por venir. Esta noche, será el momento de dar inicio a un nuevo ciclo de actividades con la proyección de una película del director Buster Keaton, además de celebrar el cumpleaños y agradecer a quienes hicieron posible esta nueva apuesta del Cineclub Coliseo.

"Estamos más que felices por todo el apoyo de particulares (en su gran mayoría), empresas, instituciones y municipalidad por ayudarnos a cumplir el sueño del espacio propio, que es de todas las personas que construyen este querido lugar de encuentro con la cultura".

Como es costumbre, las proyecciones serán cada jueves, a las 21, con entrada libre y contribución voluntaria. A la sala se accede por San Martín 52, segundo piso, por escalera o ascensor.

 Regresar a títulossubir



Diseño y mantenimiento web Luciano Giletta